logo salud sexual
logo menarini
Societat Catalana d'Urologia
twitter instagram blogger youtube rss slideshare googleplus ivoox pinterest linkedin

Causas

elegir tratamiento 

 

Existen 7 causas principales que aumentan el riesgo de presentar problemas de erección:

ico hombre azulCAUSAS VASCULARES: la arteria que aporta sangre al pene –permitiendo la erección- está sujeta a los mismo factores de riesgo que producen arteriosclerosis en el resto del cuerpo. Por lo tanto, los factores genéricos de riesgo vascular, como las enfermedades cardiovasculares, el tabaquismo, la hipertensión, la diabetes, la hiperlipidemia y la cirugía o radioterapia pélvica.

ico hombre azulCAUSAS NEUROLÓGICAS:

  • Causas centrales: enfermedades degenerativas, lesión medular, accidente vascular cerebral, tumores del sistema nervioso central.
  • Causas periféricas: diabetes, insuficiencia renal crónica, polineuropatía, cirugía pélvica.

ico hombre azulCAUSAS ANATÓMICAS: hipospadia o epispadias, microepene, curvatura congénita de pene, enfermedad de Peyronie. 

ico hombre azulCAUSAS HORMONALES: hipogonadismo, hiperprolactinemia, hipo o hipertiroidismo, hiper o hipocortisolismo.

ico hombre azulCAUSAS FARMACOLÓGICAS:

  • Antihipertensivos (diuréticos).
  • Antidepresivos (antidepresivos tricíclicos, inhibidores selectivos de recaptación de serotonina).
  • Antipsicóticos.
  • Antiandrógenos.
  • Drogas de abuso (alcohol, heroína, cocaína, marihuana, metadona).

ico hombre azulCAUSAS PSICOLÓGICAS:

  • De tipo generalizado (falta de deseo sexual, por ejemplo).
  • De tipo situacional (relacionado con una pareja o situación).

ico hombre azulCAUSAS TRAUMÁTICAS: como la fractura de pene.

lesion arterial
Los factores de riesgo cardiovascular disminuyen el flujo de sangre. La disfunción eréctil está relacionada con la aparición de problemas cardio-circulatorios.

 

Factores psicológicos en la DE


Toda disfunción eréctil, incluso las diagnosticadas claramente de causa orgánica, comparten componentes psicológicos. Es decir, de una u otra manera, los aspectos emocionales pueden predisponer, mantener o agravar los problemas de erección.

De manera general, la mayoría de las disfunciones eréctiles que aparecen por debajo de los 50 años se deben a causas de origen psicológico, mientras que a partir de esa edad, son provocadas por factores orgánicos con la implicación de aspectos también emocionales.

Una información y educación sexual inadecuada y basada en roles muy establecidos en los que el hombre siempre debe de estar preparado para el acto sexual en cualquier momento y con cualquier pareja, puede inducir a unas expectativas poco realistas y frustrantes. Por ejemplo, el cansancio o los problemas laborales pueden provocar la pérdida de la firmeza en la erección de manera puntual, o también no sentirse demasiado atraído por una pareja sexual ocasional.

La preocupación persistente por la calidad de la erección y el temor a fracasar puede generar tal ansiedad en el momento de la ejecución que inhibe o provoca la pérdida de la erección. Además esa necesidad de “control de la situación” desencadena la auto observación y evaluación constante de la propia respuesta sexual. Este llamado “rol del espectador” sitúa al hombre mentalmente fuera de la relación erótico-sexual y los estímulos externos se tornan insuficientes y provocan la disfunción.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la influencia de la relación de pareja, sobre todo si es estable: problemas de convivencia, escasa comunicación, falta de atracción entre los miembros, presencia de rutinas sexuales,… Si la pareja no es estable, pueden afectar el miedo al compromiso y a la intimidad, la falta de conocimiento sexual mutuo e incluso el miedo a un embarazo no deseado. En este apartado cabe resaltar algunos casos curiosos en los que el hombre puede tener problemas de erección selectivos: sí con la pareja estable y no con la pareja “extraoficial”, o al revés.

No hay que obviar tampoco la actitud excesivamente “altruista” de algunos hombres que están tan preocupados por complacer a la pareja que olvidan su propio deseo; tampoco a los que se sienten intimidados ante una pareja durante mucho tiempo deseada; ni a los que un estatus social o educativo más elevado de la pareja les provocan inseguridades en su rol psicosexual.

Otros factores psicológicos más profundos que pueden incidir en la consecución o el mantenimiento de la erección pueden ser: una experiencia sexual traumática durante la infancia, adolescencia o edad adulta; los trastornos mentales y los de personalidad.

 

Carme Sánchez Martín
Psicóloga Clínica Col. 7022
Máster en Sexología

twitter @menarini_es